L A K Ú M A  -  P U S Á K I  

  EL FUEGO EN EL AGUA  

AÑO 14, NÚMERO 53     PRIMAVERA   2016     ZOMBIS TODAS   

 

 


 

    B Ú S C A N O S   E N   E L   U N I V E R S O   D E   M E N T I R A   C O M O  

    L a k u m a    P u s a k i

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE DE INTERÉS EN ESTA EDICIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

G A L E R Í A   P L Á S T I C A

V I O L E T A   P A R R A

O B R A   V I S U A L

 

 

 

 

T R U E K E

P A L A B R A   D E   S A F O

C U A T R O   P O E T A S

 

 

 

 

 

 

E D I T O R I A L

 

P A L A B R A   D E   S A F O


 

Este número de Lakúma-Pusáki está dedicado a las mujeres escritoras.  Las que viven la literatura, en especial la poesía.  Esta vez quisimos que fuera Safo la que nos hablara desde el fondo de los siglos que nos separan de su caminar por la isla de Lesbos, desde su exilio en Siracusa, desde el promontorio de la roca de Léucade.  Esos cientos de años se proyectan y se proyectarán hasta el fin de este planeta, mientras una mujer tome la pasión por la poesía como su propia lengua, su idioma universal para transformar las palabras en un arte mayor.  Es interesante ver como las mismas cosas que nos identifican como seres humanos se desarrollan por siglos, uno tras otro, para ser condensados en el presente en cada uno de esos signos que tiramos sobre el papel, cada significante viene con un gran morral a cuestas, tal como lo indica este breve poema de la cubana Lourdes Casal, a quien también recordamos en esta edición:

 

Ahora

exactamente hace

dos mil

setecientas

cincuenta y dos

desesperadas noches

que,

después de innumerables

batallas,

escarceos,

fantasías,

negaciones,

incompleta, pero rotundamente,

te tuve.

¿Qué se hace, dime,

cuando se carga un hambre milenaria?

 

 

 

Miguel Moreno Duhamel.

 

 

 

 

 

E  s  c  r  i  b  e  n      H  o  y


L o u r d e s   C a s a l

A l e j a n d r a   P i z a r n i k

B á r b a r a   D é l a n o

S y l v i a   P l a t h


E L   G R A M Ó F O N O


S t e l l a   D í a z   V a r í n

P o e m a s   e n   A u d i o


L O S   E S C R I B I D O R E S


E D I C I O N E S   A N T E R I O R E S


G A L E R Í A S   P L Á S T I C A S


E D I C I O N E S   A N T E R I O R E S


R E P O R T A J E S


E D I C I O N E S   A N T E R I O R E S


T r u e k e


E D I C I O N E S   A N T E R I O R E S

 

 

 

 


 

 

ENLACES DE INTERÉS


    Amnistía Internacional

                                      SECH        

               CÁCTUS CULTURAL

                       REVISTA MATÉRIKA

                 P o e s í a   I n e r t e

     escritores.cl

              REALIDADES Y

                                     FICCIONES

mediaisla

                  AMÉRICA SOLIDARIA

  VERBOSA MUDEZ

 

                    Del SenTido cRítiCo

                       Manipulación que se ayuda

                          LA cita TRUnca

 

transeúntes literarios

 

               electrónico libro de p@pel

               PRODUCCIONES PUSAKI

 

             poesía para alentar el CoRaJe

                   EXPRESSA-ARTE       

       Polis Literaria

 


 

 


Niña con un casco de bomba, primera guerra mundial.  Publicado en Zig-Zag el 5 de junio de 1915.


 

C O N C I E N C I A   Y   A C C I Ó N


 


¿QUÉ PODRÍA SUCEDER A UNA MUJER EN MÉXICO SI ES DETENIDA POR LAS FUERZAS DE SEGURIDAD?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 vivan las mujeres


 

.

 

 

 


 

 

 

 

 

 


Este sitio contó con el aporte del

Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, 2006.


 

El equipo de Lakúma-Pusáki está formado por:

Miguel Moreno Duhamel :   Director

Sandra Maldonado Henríquez :   Editora

Fesal Chain : Colaborador permanente

Vicente Gabriel : Colaborador

Juan Moreno Duhamel : Apoyo Audio Visual

José Repiso Moyano :  Colaborador permanente (España)

Ulises Varsovia : Colaborador (Suiza)

 


Las opiniones vertidas en esta publicación son de responsabilidad de quienes las emiten. En este lugar todos pensamos distinto.

Revista electrónica  de difusión cultural, trimestral,  independiente y gratuita.

Lakúma-Pusáki recibe los aportes de todos sus colaboradores hasta dos semanas antes de la renovación de cada número según las estaciones del año.